Un Juego divertido para que tu hijo coma

Reproducir vídeo

Hoy les quiero enseñar un juego divertido que yo les muestro a los papás en mis asesorías de Picky Eater cuando los niños no quieren comer para que los niños se conecten con las verduras, con las frutas, con la comida de manera agradable. Vamos a ver.

Este juego de cata a ciegas lo podemos usar cuando tu hijo no quiere comer nada, pero ni siquiera lo ha probado, pero ni siquiera, lo podemos usar cuando tu hijo no quiere comer frutas, no quiere comer verduras, o de pronto no quiere comer pollo, o no quiere comer pescado, pero si come pollo, entonces lo podemos hacer de varias maneras: con la luz apagada, si es de noche, podemos dejar la luz apagada y llevar al niño con todos los platos y le vas dando de la siguiente manera que vamos a ver o colocamos una venda en sus ojos todo a manera de juegos así como a Victoria y lo amarramos y así podemos hacer al desayuno al almuerzo, a la cena o simplemente cogemos con las manitos todo a manera de juego y de diversión y que el niño vaya a explorar.

Entonces aquí vamos a decirle a Victoria, por ejemplo, que toque y describa este alimento que tenemos acá. Cierra los ojos ese que tenemos acá no le colocó la venda porque a ella le da miedito y la idea es que se divierta ese alimento que está ahí. Que forma tiene redonda o cuadrada. Esa es la manera como hacen catas a ciegas, redonda y suave o es duro.

Y ahora prueba ese alimento. Y así vamos haciendo con cada alimento. Describe como se siente, es suave, es áspero, cómo se siente tocarlo, cómo se siente cuando mastica, toda eso a ciegas. De esa manera ellos se van animando a probar, cuando se den cuenta se comió la uva. Cuando se den cuenta se comió el coliflor, cuando se den cuenta se comió el limón, cuando se den cuenta ya se comió las espinacas, que si las hubiera visto jamás se las hubiera comido.

Espero que este juego, que es de los muchos que yo les enseño en las asesorías de Picky Eater, les sirva en su casa para que su hijo se anime a comer algo diferente o algo que no les gusta. Cuéntenme como les fue…

¿Cómo te sientes tu mamá? Cómo está esa paz interior. ¿Cómo estás con tu pareja? ¿Cómo estás con tus suegros? ¿Cómo estás con tus papás? ¿Cómo es la relación con tu mamá? Se quedan sorprendidas las mamás, los papás, porque nunca nadie me había preguntado yo como me siento como mamá, como mujer, como ser humano. Y es que para mí es tan importante porque es que el niño no funciona como un ser aislado. El niño hace parte, es un ser integral y por eso es la pediatría integrativa.

El niño hace parte, está inmerso en un ambiente socio emocional donde los que están dándole ese ambiente son los adultos. Y es que la salud no es solo que el niño no esté enfermo. Si ustedes están pensando eso, salud es el bienestar integral de tu hijo. Y aquí es donde entra la pediatría integrativa funcional. ¿Por qué? Porque yo, con mi formación de medicina china y de acupuntura, le voy a dar un enfoque a tu hijo desde la mente de tu hijo, desde la parte física de tu hijo y la parte espiritual.

Yo no puedo hablar de esto en un niño, sobre todo en un niño pequeño, sin contemplar a mamá, sin contemplar a papá. Esto define la energía, la salud de tu hijo. ¿Yo, desde el enfoque de homeopatía voy a tener en cuenta muchísimo cómo es que le da esa tos a tu hijo? A qué horas le da esa tos a tu hijo, ¿cómo tose tu hijo que le agrava esa tos a tu hijo? De manera que la parte física, la parte del ambiente y la parte de las emociones.

Porque a veces el asma o la urticaria se desarrolla en una crisis de angustia o de estrés. La parte emocional también va a funcionar mucho acá. Tu hijo es un niño diferente del vecinito de Pepito. Por eso es tan importante todo este enfoque y desde la medicina funcional voy a mirar cómo está dentro, entre otras cosas, la alimentación de tu hijo. ¿Cómo está el estrés de tu hijo? ¿Está haciendo ejercicio tu hijo? ¿Qué estilo de vida tiene tu hijo?

Y acá desde la parte de los nuestraceuticos, no son medicamentos, se llaman nustraceuticos, podemos ayudarle muchísimo a restablecer el equilibrio igual que la homeopatía y para la parte de la acupuntura con el masaje tuina, el masaje pediátrico chino lo ayudamos mucho. También con mi formación de sanadora pránica podemos enfocar a tu hijo desde la parte energética, la parte de los chakras. Si yo tengo una desarmonía en mis chakras, en los principales, sobre todo, seguramente las funciones físicas de esos chakras van a estar también alteradas.

Entonces con la parte energética, con los poliedros, con los cuarzos, armonizando todo el ser de tu hijo, seguramente él va a lograr el bienestar que todas queremos. Todas las mamás queremos que nuestros hijos sean felices y que no se enfermen.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.